Cáscaras de coco resistentes al fuego pueden reemplazar a la madera y ahorrar millones de árboles cortados

medioambiente 675 Visitas

Según estadísticas, cada año se talan más de 15 millones de árboles en todo el mundo para satisfacer las necesidades de la industria maderera. Desafortunadamente, el hombre está desarrollando alternativas a esta materia prima a un ritmo demasiado lento. Sin embargo, todavía aparecen algunas ideas que pueden convertirse en la solución ideal. Esta en concreto viene de la empresa CocoPallet y es muy interesante.

Esta empresa se dedica a fabricar palets de transporte, pero lo hace utilizando cáscaras de coco en lugar de la tradicional madera.

El material es 100% orgánico y no necesitan talar ni un solo árbol, porque a mayor número de árboles, más materia prima consiguen para fabricar sus palets.

El proceso es incluso más barato que el que sería necesario para utilizar madera y el diseño es más práctico y más duradero.

La tecnología se desarrolló en la Universidad de Wageningen y luego fue aprovechada por el empresario Michiel Vos, fundador de CocoPallet.

La idea, sin embargo, no surgió en esa universidad.

Uno de sus profesores, Jan Van Dam, encontró a un indonesio que le mostró la idea, algo que nunca había visto antes, pero parece que es una técnica ya utilizada en Indonesia.

“Parecía una pieza normal de tableros duros. Pero según este hombre, no estaba hecho de árboles talados, sino completamente hecho de corteza de coco, la cáscara externa de la fruta. ¿Roca dura, material de madera similar a la madera de cáscara de coco? Eso fue nuevo para mí

Este producto no solo es reciclabe fácilmente, es muy abundante en Asia, donde la producción de cocos es alta, así que resulta que mucha cáscara de coco es tirada y desaprovechada anualmente.

“Vi un gran potencial aquí. Principalmente en Asia, se producen enormes cantidades de cocos, lo que conduce a una enorme pila de cáscara de coco desperdiciada. En muchos países tropicales, los desperdicios de coco se están pudriendo por el lado de la carretera o se prenden fuego. Si usted hace materia prima con la cáscara, será matar dos pájaros de un tiro: evitará la deforestación, porque se producirá menos madera, le dará a los granjeros un ingreso adicional, porque su desperdicio vale dinero, y previene el material de pudrirse lentamente, reduciendo la contaminación y el cambio climático

De esta manera, el empresario comenzó a recolectar las cáscaras de coco prácticamente gratis y comenzó a fabricar palets con ellas.

Sobre todo tienen un extra que los hace todavía más increíbles: son resistentes al fuego.

Compartir

Comentarios